Elevando el nivel de inclusión LGBT en el mundo judío

Por Chad Griffin y Schusterman Lynn

La tradición judía enseña que tenemos la obligación de tratar a todas las personas con dignidad y respeto (kavod habriyot), como si estas fueran creados a la imagen de Dios (Elohim betzelem). Muchas otras tradiciones religiosas comparten estos valores profundamente arraigados que también afirman la humanidad básica y aceptan la rica diversidad de todas las personas.

Y, sin embargo, con demasiada frecuencia nos hacemos de la vista gorda en las comunidades de fe que están descuidando estos valores. La disonancia se percibe de forma aguda entre nuestros amigas y amigos, familiares y compañeros de trabajo lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero (LGBT), quienes son abrumadoramente menos involucrados con sus comunidades religiosas que sus contrapartes heterosexuales porque no están seguros de donde son bienvenidos.

Está en nuestras manos y nuestro interés el trabajar juntos para cambiar esta norma. Sigue leyendo

Anuncios

Guimel participa en el ‘Comité de Análisis Estratégico’ de la Comunidad Judía

Como parte integral de la Comunidad, Guimel fue invitada por jóvenes activistas—entre ellos algunos miembros de Hip—a participar en el taller “Formar para trascender,” organizado por el Comité Central de la Comunidad Judía de México el 30 de Agosto en la Ciudad de México. El propósito del taller era “definir el rumbo de la formación de los jóvenes de la Comunidad judía,” de acuerdo a la descripción oficial.

En el evento participaron dirigentes y miembros distinguidos de las distintas comunidades, escuelas, templos y otras organizaciones comunitarias como el Deportivo Israelita, Kadima, Menoráh, Wizo, Umbral, OSE, Eishel, entre otras.

Luis Perelman y Roni Waisser, miembros de Guimel, representaron al grupo en el evento donde incorporaron a la conversación general el tema de diversidad sexual y la importancia de la aceptación e inclusión de los miembros LGBT dentro de nuestra comunidad.

Los representantes de Guimel también tuvieron la oportunidad de presentar su proyecto ante varios de los más importantes dirigentes de la Comunidad, entre ellos, autoridades del Comité Central. Tanto Perelman como Waisser quedaron muy satisfechos por el evento; consideraron que fue un gran paso para seguir impulsando una Comunidad más incluyente y diversa. “Adelantamos cuatro años esta noche,” dijo Perelman emocionado al finalizar el evento.

Los secretos

Nuestro paso por esta vida es demasiado efímero como para ignorar aquellas cosas que nos duelen, que nos amenazan, o que preferiríamos, por miedo, vergüenza, comodidad, no mencionar en voz alta.

Cuando acallamos las verdades que nos sacuden, jugando a que no existen, las pobres, impotentes, amordazadas, acaban por depositarse en la médula ósea de nuestra vida. Y así, poco a poco, casi sin darnos cuenta, hartos del encierro,estos secretos empiezan a buscar diferentes modos de salir de la prisión.
Y así, vengativos, los secretos comienzan a desquitarse con lo más preciado que tenemos: nuestra salud, nuestra alma, nuestro equilibrio emocional.

Son los secretos que más celosamente guardamos, los que nos carcomen por dentro, los que nos humedecen las manos con un molesto sudor, ―gélido, pegajoso y desagradablemente persistente―, que no es otra cosa que el llanto del pesar que envuelve nuestro espíritu y que encuentra, a través de las glándulas sudoríparas, una vía de escape.
Porque llenos de prejuicios, estúpidamente perdemos la oportunidad de aprender y de enriquecernos, ―a nosotros mismos pero también a los demás―, sin sospechar que cuando por fin nos atrevemos a romper el silencio, destapamos nuestras venas y la sangre fluye: fluyen los sentimientos, fluye la libertad.

Cuando optamos por ponerle nombre a las cosas, en realidad salimos del clóset directamente a la vida y la enfrentamos con la cabeza en alto, declarando ―tímidamente al principio, luego sin empacho―:
― “Mi hijo es gay, ¿Y qué”?

Como muchas otras madres y padres de hijos GLTB, pasé por el proceso de entrar al armario en el instante mismo en que mi hijo salió de él ante mí: Tenía dieciséis años, y hacía ya algún tiempo que la sospecha anidaba en nuestros corazones; el mío y el de su padre, que aunque tratábamos de ser lo más abiertos posible y de no dejarnos llevar por los estereotipos, no podíamos dejar de notar que nuestro adolescente era “demasiado sensible”, “demasiado frágil”, “diferente”.

Aquella mañana llamé a mi marido histérica.
―Tienes que venir rápido, encontré “material pornográfico” en la computadora.
Y aclaré:
―Pero no es lo “normal”, es diferente. No puedo explicártelo por teléfono, ¡por favor deja lo que estés haciendo y ven!
Las imágenes seguían allí, en la pantalla, escandalosas, exhibiéndose ante mí. Desafiándome. Había fotos de parejas homosexuales besándose, tomados de la mano, abrazados. La mayoría eran muchachos en ropa interior, posando en posturas sensuales.

―¿Crees que esto sea algo pasajero? ¿Será curiosidad?―
Mi marido iba borrando las direcciones de internet, una tras otra. Yo trataba de ser racional:
―Quizás no deberías borrarlas, es como una invasión a su intimidad.
―Pornografía es pornografía, y no me parece aceptable que en la computadora que comparte con su hermana y contigo…
―No me acuerdo que el mayor tuviera este tipo de fotos, tenía pornografía, si, pero de mujeres desnudas, de parejas haciendo el amor, “normal”.
Y su hermana, pues no, en sus archivos no tenía fotos de mujeres. Ni desnudas ni semidesnudas, ni besando a otras mujeres… qué es esto?

Cuando unos días después dejó “olvidada” sobre su cama la revista, entendimos que había llegado el momento de hablar con él. Teníamos claro que lo más importante era apoyarlo, asegurarlo, demostrándole que nuestro amor es incondicional. La revista era una publicación para jóvenes gay, llamada: “How to Come Out to Your Parents”, que leímos ávidamente con una extraña mezcla de alivio y de tristeza, mientras las lágrimas fluían copiosas, arrastrando con ellas las sospechas, los temores, los prejuicios, los miedos, ―y una luz nueva, interior, empezaba a iluminar nuestros primeros pasos por el closet que nuestro hijo había abierto ante nosotros, con la esperanza de que lo aceptáramos y no dejáramos de amarlo, invitándonos a crecer con él:
― Papá, Mamá, soy el mismo de siempre, sólo que ahora saben algo que antes no sabían.

Desde ese día han pasado más de diez años. Hemos aprendido que el proceso es largo, que hay momentos difíciles, ―como la primera vez que trajo a su novio a dormir―, que ser homosexual no es una elección, que no es algo pasajero, y que va mucho más allá de la relación carnal.

Deseamos lo que cualquier padre; que nuestro hijo se enamore, se case, sea feliz. Queremos tener la dicha de tener nietos suyos.
Sabemos que hay mucho por hacer. La lucha contra la homofobia y a favor de los derechos de los LGTB nos concierne a sus padres y a sus hermanos. Para eso es la familia.

En eso estamos.

Invitamos a otros padres, hermanos y demás familiares a hablar de lo que sienten. En Guimel hemos creado un espacio seguro y discreto para compartir nuestros sentimientos, dudas, preguntas… ¡No estás solo! Contáctanos.

Aprueba Movimiento Conservador en Israel a Rabinos Homosexuales a Oficiar

El movimiento “mazorti” (o conservador) en Israel aprobó que Rabinos Gays oficien servicios y bodas en sinagogas del mismo movimiento.

Esto es un gran paso para la aceptación e inclusión de todas las personas de la comunidad, sin discrimar por orientación sexual.

Haz click aquí para leer el reportaje del periódico israelí Haaretz sobre los Rabinos gay (reportaje en inglés).

Guimel se reúne con dirigentes comunitarios

Hoy, 16 de mayo de 2012, cinco integrantes de Guimel se reunieron por primera vez con altos directivos de una de las comunidades judías de México. Estamos convencidos que esta reunión  será el parteaguas de una cooperación intensa, abierta y decisiva para el futuro de nuestra comunidad.

En la reunión nos sentimos como en casa: la recepción fue muy agradable. Durante la reunión se trataron temas de gran importancia como el combate a la homofobia, la no discriminación dentro de la comunidad y la cooperación para establecer en el futuro políticas institucionales para promover la aceptación de los miembros con orientaciones sexuales distintas y sus familias.

Esperamos reunirnos con todas las comunidades en los próximos meses.