Carta a una amiga de la infancia

 

Es momento de voltearte a ver a ti, amiga, la que sació mi ansiedad de ser querida con un juego, una supuesta historia de telenovela, el pretexto perfecto para dedicar a ti 6 años de mi primaria. No tenía otra cosa más que tu bello rostro y tu amistad, eras mi única compañía, mi primer y único amor, por ti entendí que el mundo no era tan malvado como en casa, que todavía habían cosas bellas, como tú, como tus labios y tus manos.

Me tomó tiempo aceptarte y amar tu presencia en mi infancia, Sigue leyendo